Ya estamos en verano y con él llegan diferentes hábitos a los que estamos acostumbrados en otras épocas del año.

Cuando llega el buen tiempo pasamos mas horas en la calle, merendamos fuera de casa y comemos mas entre horas, por lo tanto no cepillamos los dientes después de las comidas como deberíamos.

Los alimentos que tomamos durante el verano suelen tener un alto contenido en azúcares. Limonadas, zumos fresquitos, helados, refrescos, horchatas… se convierten en alimentos que tomamos a diario. Los cambios en los hábitos de higiene bucodental y de alimentación que se producen durante el verano, junto con las altas temperaturas, provocan la proliferación de bacterias en la boca facilitando la aparición de caries, de gingivítis ( inflamación de las encías) o sensibilidad dental.

Para que todos estos hábitos veraniegos no pasen factura a la salud de nuestra boca solo tenemos que seguir unos sencillos consejos, no te costara nada de trabajo seguirlos.

1. Cómprate un cepillo dental de viaje.

En verano solemos movernos mas y los días que estamos de vacaciones solemos comer fuera, un cepillo pequeño de viaje te vendrá genial y apenas ocupa espacio en tu bolso, y lo podrás utilizar en cualquier momento que lo necesites.

2. No abuses de bebidas azucaradas ni alimentos con alto contenido en azucares.

heladoEs una época para beber granizadas y tomar más helados de los que deberíamos. Trata de establecer un límite y, por supuesto, después intenta limpiar los dientes. Las bebidas azucaradas hacen que el esmalte se oscurezca y que la caries aparezca de forma más rápida, igual que los helados.

Puedes cambiarlos por fruta fresca como la sandía que es muy refrescante y comer manzanas que ayudan a mantener los dientes y encías mas sanos.

3. Bebe agua con regularidad.

En verano perdemos más líquido debido a las altas temperaturas por lo que es preciso tener siempre agua fresca a mano. La boca se reseca y las bacterias que provocan la placa y la caries campan a sus anchas. Una buena hidratación previene infecciones e inflamaciones en la boca.

4. Controla la ingesta de alcohol y el consumo de tabaco y café.

Puede apetecer demasiado con las buenas temperaturas pero hacen que aparezcan con más frecuencia enfermedades bucodentales como la caries, gingivítis o periodontítis y además manchan los dientes.

5. Sigue siendo constante con tu higiene dental.

Intenta en la medida de lo posible lavarte los dientes tres veces al día y si esto no es posible, al menos hazlo siempre por la noche.

6. Utiliza pastas de dientes y colutorios específicos.

Las bebidas frías y azucaradas junto a un  mal cuidado de tu higiene bucodental pueden favorecer la sensibilidad dental, si esto sucede utiliza pastas dentales y colutorios específicos para aliviar esta sensación tan molesta. Si tienen las encías inflamadas también existen pastas y colutorios específicos.

Si tienes dudas sobre la pasta dental que debes usar aquí te cuento todo

7. Protege tus labios del sol.

Utiliza un cacao con protección para cuidarlos. La exposición solar es un factor de riesgo para desarrollar cáncer oral.

8. Toma chiches sin azúcar con xilitol.

En casos donde la limpieza no sea posible podemos recurrir a los chiches sin azúcar y con xilitol. Después de comer aumenta el pH bucal dificultando la acción agresiva de las bacterias, estimulando la salivación y ayudando a expulsar de entre los dientes restos de comida. Esto debe usarse como último recurso, no sustituye al cepillado. No debe de masticarse el chicle más de 20 minutos seguidos, y no se aconseja en pacientes que tengan problemas en la musculatura maxilofacial (como el bruxismo) ni en pacientes que tengan ortodoncia.

9. Visita a tu dentista antes de las vacaciones.

Antes de irte de vacaciones visita a tu dentista para comprobar que no hay caries y que todo esta bien. Podrás evitar de este modo que surja algún imprevisto y estés en algún lugar poco apropiado para acudir por una urgencia.

Cuando vuelvas hazle una visita también a tu dentista, para que revise que no haya habido ninguna alteración.

dientes en veranoÉstos son los principales consejos para tener unas vacaciones con buena salud en tu boca y evitar imprevistos fuera de casa.

Espero que os sirvan de gran ayuda y ya solo añadir que tengáis unas magnificas vacaciones, seguro muy bien merecidas por todos.

No dudes en escribirme si tienes cualquier pregunta, te responderé encantada lo antes posible.