dientes blancos

La moda mueve fronteras, y en los tiempos que corren todos queremos estar a la última, cada vez más le damos importancia a la estética de nuestro cuerpo, pero hay que tener en cuenta las limitaciones y la salud antes de nada.

Una de las cosas que se ha puesto muy de moda es tener los dientes blancos y bien alineados, hasta el punto que algunas personas se han obsesionado con este tema, a esto le llamamos blancorexia.

Las personas que padecen esta enfermedad continuamente necesitan hacerse blanqueamientos dentales, nunca ven sus dientes lo suficientemente blancos. La blancorexia se da tanto en hombres como en mujeres.

El objetivo es conseguir una sonrisa perfecta ya que contribuye a dar armonía al rostro y aumentan nuestro atractivo.

Pero ¿te jugarías la salud de tus dientes por ésto?

Hay que tener en cuenta que el hecho de tener una boca bonita no significa tener una boca sana. Además el blanco absoluto en los dientes no existe, los dientes tienen un tope para blanquearse y éste color lo elige el diente y no el paciente o el dentista.

Los blanqueamientos dentales desaparecen poco a poco volviendo el diente a su color inicial, lo que sí podemos hacer es un blanqueamiento dental al año para mantenerlo.

Si queremos unos dientes mas blancos de lo que nuestros dientes pueden admitir, tendremos que elegir otro tipo de tratamiento como las carillas. Ahí nosotros si podemos elegir el blanco que queremos para nuestros dientes.

Abusar de los blanqueamientos dentales puede provocar irritaciones en las encías, paladar y garganta. También puede afectar a la pulpa dental, y provocar cambios en la lengua y en la percepción de los sabores.

Los blanqueamientos dentales contienen sustancias químicas que dan sensibilidad al diente, por lo que no se deben hacer con demasiada frecuencia.

Tampoco tenemos que hacer blanqueamientos dentales por nuestra cuenta, sin que estén controlados por un profesional.

La blancorexia es un trastorno que necesita tratamiento psicologico por parte de los odontologos y profesionales de la clínica, hay que conseguir que la publicidad engañosa no afecte a este tipo de pacientes, que intentan conseguir algo que es imposible de alcanzar.